COLUMNA ROJIBLANCA: DISPLICENTES

-Por: Francisco Ruiz

Es el cuarto partido oficial en la era Mendoza-II, el partido de anoche señala la primera derrota de Junior en la Liga 2018-I, pero mas allá del resultado, comienza ya a preocupar que el equipo no ha logrado consolidar un estilo de juego claro, hoy en día, a pesar de la remontada frente a Olimpia, no se puede hablar de un partido en el que Junior haya logrado convencer del todo. Preocupa el nivel y actitud de los jugadores.

Puede entenderse la explicación de que los jugadores están asimilando la idea de juego de Mendoza, que son pocos los jugadores que se conservan en el club desde la última vez que estuvo Alexis en Junior, o que el grupo necesita tiempo para acoplarse completamente; muchos podrán tomar, o no, esas explicaciones como válidas, el tema es que ya vamos para el quinto partido y lejos de observar una mejoría respecto al equipo de Comesaña se ve un franco retroceso. Preocupa sobretodo el equipo principal, porque dado lo que vimos anoche, este semestre va a ser difícil que Junior pretenda tener 2 equipos en buen nivel. Pero hablemos de ese equipo B que fue el que finalmente se entregó la noche anterior en territorio pastuso.

Salvo Chunga y Ávila el equipo jugó a un muy bajo nivel, con un medio campo endeble, sin ideas y permeable, el Deportivo Pasto tuvo una autopista para generar dentro de sus limitaciones; A Jonathan Alves difícilmente le llegó un balón limpio y el juego colectivo de Junior fue deficiente por no decir que nulo.

No es posible que el creativo que se espera que sea el conductor de Junior, Jarlan Barrera no tome el liderazgo de un equipo B y no salga a pedir el balón, a echarse el equipo al hombro, no puede ser que se la pase mas en el suelo protestando faltas inexistentes que filtrando balones importantes para los delanteros, Jarlan jugó un mediocre partido en que ni siquiera se le observó rebeldía frente al dominio contrario; sabemos todos tus condiciones Jarlan, tienes todo para ser un gran jugador, pero eso exige sacrificio y salir a dejarlo todo en absolutamente todos los partidos, ¿hasta cuándo te vamos a esperar Jarlan?

La recuperación de Junior fue tibia, débil, con un limitadísimo Narváez que a secas cumple su labor de marca y con un James Sánchez que hace rato demostró que está en un bajísimo nivel, no proponen nada para surtir la ofensiva, en vez de aprovechar los contragolpes los retrasaban. Quedó demostrado lo que depende Junior de Cantillo y de Pico, a propósito, Mendoza ¿tan mal está Serje? Con el nivel que mostraron los que jugaron anoche sería justo darle la oportunidad al canterano que en el pasado ha demostrado calidad. Alves tuvo muy pocas por la falta de alimentación, los laterales no se destacaron, Hernández no apareció y a Diaz hay que decirle que para que pueda crecer necesita entender la importancia del juego colectivo.

Caso aparte para Chunga y Ávila, se les vio en buen nivel, Chunga sacando pelotas de gol pide titularidad a gritos y Ávila demostró seguridad atrás, siempre voluntarioso, Mendoza deberá plantearse si estos 2 jugadores no merecen ser los titulares, parece que será cuestión de tiempo para que se apoderen de un puesto en el equipo principal.

Por otra parte muchos hinchas están cuestionando a Alexis Mendoza por no jugar con el equipo titular frente a Bucaramanga y frente a Pasto, pero es ineludible preguntarse: ¿Un equipo que cuenta con nombres como Jarlan Barrera, Álves, Diaz, Hernández, James Sánchez, Ávila o José Luis Chunga no tiene la obligación de responder? Aquí se está hablando de jugadores que en cualquier equipo deberían ser titulares y si están a disposición de un cuerpo técnico es porque tienen la responsabilidad de salir a jugar bien todos los partidos, y si no ¿para qué están?

Aquí el tema no es que Alexis Mendoza realice rotación de su nómina, está en todo su derecho y además tiene el deber de tener como prioridad en este momento la Copa Libertadores, esto teniendo en cuenta la vital importancia que tiene para Junior clasificar a la siguiente fase, no solo por los grandes beneficios económicos a los que tendría derecho el club accediendo a fase de grupos, sino también porque el club está buscando lograr una relevancia a nivel continental que solo va a conseguir destacando en torneos internacionales.

En este punto debemos entender que no es sensato comparar los planteles que juegan en Europa con los suramericanos, teniendo en cuenta la complejidad que reviste desplazarse en nuestro continente, no solo por logística sino también por las largas distancias entre países. En el viejo continente, por ejemplo, normalmente la mayoría de desplazamientos se realiza en menos de 2 horas, mientras que para el juego frente a Olimpia, el plantel de Junior que jugó en Paraguay tuvo que salir una vez que finalizó el partido a las 11 de la noche hacia el aeropuerto para tomar un vuelo a las 2 de la mañana, sin dormir llegaron a Panamá a las 11 de la mañana para finalmente llegar a Barranquilla en horas de la tarde, la recuperación pudieron hacerla apenas el Domingo, día en que muchos hinchas ya estaban pidiendo que los mismos jugadores que llegaron de Paraguay jugaran frente al Bucaramanga. Frente a eso hay que mantener la cordura.

Sin embargo, la gran preocupación es el bajón de nivel que Junior está mostrando, hay que preguntarle a Mendoza ¿qué tanto cambió Junior para tener esta involución? El Junior de Comesaña, con sus errores mostraba una idea de juego claramente definida, al equipo de Mendoza no se le ve a qué juega, esperemos que el DT pueda consolidar una idea clara con los partidos, pero a día de hoy eso se ve lejano.

Te leemos en: @faruizt

You May Also Like

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: